Sin categoría

Cómo cuidar una peluca

Cómo cuidar una peluca

En la entrada del Blog de Rubio Comercial de hoy, vamos a hablarte de cómo cuidar una peluca.
En estos últimos años se ha puesto muy de moda el uso habitual de pelucas, ya sea por los colores fantasía o por su facilidad para peinarse. La ventaja de estas pelucas es que requieren poco mantenimiento y cuidado, los cuales son muy sencillos. Pero al mismo tiempo es importante alargar la vida de estas pelucas y conseguir el menor desgaste posible, para que nuestra inversión nos resulte rentable.

Antes de ponerte la peluca, agítala y peinala con un peine de púas anchas; No olvides rociar un acondicionador sintético especial; para evitar la electricidad estática y mantener la suavidad y elasticidad de la fibra. Una vez te la pongas, puedes colocar el pelo y darle forma con los dedos.

¿Cómo cuidar una peluca? No hay necesidad de lavarla con frecuencia, cuanto más se lave, más rápido se deteriora.
Usar un gorro de bambú debajo de la peluca te ayudará a absorber el aceite del cuero cabelludo y mantendrá el gorro de la peluca limpia por más tiempo.

¿Cómo cuidar una peluca? Si lo usas de manera continua durante más de 10 horas al día, lo normal es lavarlo una vez a la semana, y usar siempre un champú especial para pelucas sintéticas. Después del lavado, primero aplique bálsamo para proteger las fibras y luego aplique acondicionador. A menos que la peluca sea resistente al calor, no uses el secador de pelo ni la plancha. Las pelucas sintéticas tienen propiedades de memoria y pueden volver a su forma original una vez se secan, sin necesidad de peinar.

Existen sets para el mantenimiento de pelucas sintéticas, que incluye champú, crema reparadora y un spray suavizante para evitar la electricidad estática. Si estás usando este tipo de peluca por primera vez, hacerte con uno de estos te será de gran utilidad, y tendrás todo lo necesario para un correcto mantenimiento.

Cómo lavar una peluca

  1. Desenreda las fibras de la peluca antes de lavarlo, utiliza un peine de púas anchos o un cepillo de púas redondo. Cepilla la peluca suavemente y retira los enredos. No tire ni arranques las fibras. Trabaja desde la puntas hasta la raíz para evitar que las fibras se caigan.
  2. Humedece la peluca desde la raíz hasta las puntas,no frotes ya que provocará enredos y dañará las fibras. Si es con efecto rizado,deja la red puesta.
  3. Lava la peluca, llena un recipiente con agua fría (nunca use agua caliente o tibia ya que dañará las fibras y podría derretirse). Mezcla el tamaño de una almendra de champú especial de pelo sintético en el agua y remoja la peluca al revés durante 10 minutos. Pase los dedos por el interior del sombrero y da pequeños golpes en la parte delantera donde iría la frente para quitar la grasa y el sudor. Ten especial cuidado en las zonas más propensas a nudos, te recomendamos que te deshagas de ellos con movimientos circulares.

  1. Enjuaga la peluca, deja que el agua fría fluya en la misma dirección que el cabello para evitar que se enrede. Aprieta y presiona el cabello, no lo retuerzas. Puedes quitar el exceso de agua con una toalla doblada, presionando la peluca suavemente y levemente para eliminar el exceso de agua.
  2. Aplicale un bálsamo reparador a la peluca, después del lavado, puedes proceder a repararla. Diluye el bálsamo especial para pelucas con la cantidad del tamaño de una almendra en el agua, remoja la peluca en el agua y deja reposar el acondicionador durante 10 minutos. Luego enjuague con agua fría.
  3. Seca la peluca con una toalla, colócala entre toallas dobladas y no aprietes demasiado, ni frotes ni retuerzas la peluca.
  4. Agita la peluca, para restaurar su estilo, puedes peinarlo suavemente con los dedos o un peine, repasándolo si es necesario. Deja que se seque al aire sobre un porta peluca plegable y evita usar soportes sólidos (como maniquíes de corcho) para que el aire circule por el sombrero y se seque más rápido. No uses secador de pelo, el calor dañará la fibra.

  1. Hidrata la peluca. Usa un acondicionador destinado para pelucas sintéticas, para proteger las fibras, puede hacerlo mientras la peluca aún está húmeda o seca. Se recomienda usar este acondicionador todos los días para que de una buena imagen.
  2. Peina la peluca, después del secado, puede volver a pasar por el peine de púas anchos o con tus propios dedos.Evite las fuentes de calor, el simple vapor del agua caliente puede destruir las fibras para siempre. Si tu peluca es muy larga, para peinar la peluca sintética te recomendamos un peine de dientes anchos y un sérum específico, ya que te será de gran ayuda para evitar roturas innecesarias de fibras, nudos y el frizz. Guárdela en un soporte más pequeño que la gorra de la peluca para evitar que se deforme, y usa un paño o bolsa de fibra natural (como algodón o seda) para evitar que entre polvo al interior o se cubra de este.